que-es-el-marketing-politico

¿Qué es el marketing político?

Cada vez que entramos en periodo de elecciones y campaña política resuena la expresión “marketing político” por todos lados, aunque muchas veces mal utilizada. Pero, ¿a qué se refiere todo el mundo cuando hablan de marketing político?🤔

El marketing político

❗Es básicamente la forma en que los políticos y sus partidos intentan influir en nuestra opinión y ganar nuestro voto utilizando estrategias de marketing. Y sí, lo has leído bien, el marketing no sirve solo para vender productos, también se usa para vender ideas y candidatos políticos para conseguir que les votes.

Sabemos que es un poco difícil de imaginar, así que vamos a explicarlo con un ejemplo: estás viendo la televisión y de repente aparece un anuncio de un candidato que te promete cambiar el mundo (o al menos el país) para mejor, pues eso es puro marketing político en acción.

¿Cómo se plantea una estrategia de marketing político?

Primero, haremos un análisis del electorado

El primer paso antes de lanzar un producto o servicio es realizar una investigación de mercado para analizar a los consumidores, pues con el marketing político hacemos lo mismo, empezaremos por analizar a los ciudadanos antes de lanzar una campaña electoral o definir una estrategia.

Nos haremos preguntas como: ¿cuáles son sus preocupaciones?, ¿qué necesitan los diferentes grupos sociales? o ¿qué no gusta de las sugerencias de otros candidatos?, para definir los objetivos.

marketing-politico-que-es

Después, crearemos una imagen de marca

Tenemos que pensar en el político como el representante de una marca que vende una imagen del partido. Por ejemplo, hay candidatos que son identificados por la ciudadanía como representantes de la igualdad o la justicia, sin embargo otros se perciben como ideales de progreso o, a por el contrario, ideales de respeto por la tradición o nacionalismo, cada uno tiene su nicho y su público.

Para crear esta imagen de marca, nos centraremos en la presencia personal, el discurso y las actitudes de los candidatos y otros miembros del partido. Cada marca tiene diferentes propósitos, aunque el principal debe ser garantizar que se cumplan las expectativas de tus “clientes fidelizados”.

Por último, lanzaremos nuestra marca al mercado

Una vez que tengamos nuestra imagen de marca definida: cómo nos vamos a posicionar, cuál va a ser nuestro público objetivo, qué estrategias vamos a utilizar, etc. Ya estaremos listos para empezar la campaña de elecciones, pero entonces, ¿qué estrategias de campaña vamos a utilizar?

¿Qué estrategias de marketing político existen?

Publicidad en medios tradicionales

Esta forma nos la sabemos todos, son los típicos anuncios en televisión y radio que podemos ver normalmente cuando se acercan las elecciones generales. Los políticos utilizan estos medios para llegar a un gran número de público y conseguir votantes transmitiendo sus mensajes, nada nuevo🙄

Campañas en redes sociales

Hoy en día, el marketing político ha saltado a las redes sociales debido a su gran popularidad (sobre todo en el público joven). Los candidatos utilizan plataformas como Twitter, Instagram y Tik tok para llegar a audiencias más juveniles, interactuar con sus votantes y compartir contenido como videos, memes y publicaciones patrocinadas para enfatizar y promocionar sus ideas.

💬Aquí tenemos que hacer una mención especial a Twitter, aunque no es precisamente la red más popular ni la más usada pero se ha reposicionado como un medio de comunicación más que como una red social. Nadie entra en Twitter para ver qué están haciendo sus amigos, entramos para saber qué esta pasando en el momento. Tanto partidos como políticos pueden colocar sus mensajes y olvidarse, porque nadie espera que respondan a los comentarios.

De hecho, no suelen hacerlo ellos mismos, sino que un ejército de seguidores (humanos o robóticos) se dedican a amplificar la difusión de ese mensaje y hacer que llegue a personas que no son seguidoras habituales del partido, generando un debate (o, normalmente, pelea de zascas) entre sus partidarios y sus detractores.

💬También queremos resaltar Tik tok, la red social de la Generación Z, que más que destacar a los partidos, ayuda a destacar a los líderes de los mismos y reforzar su marca personal.

Mítines y eventos políticos

Organizar mítines y eventos políticos es una forma efectiva de conectar personalmente con los votantes y generar entusiasmo en torno a una campaña. Los políticos suelen aprovechar estos eventos para dar discursos, conocer a los votantes y compartir su visión para el futuro.

Durante las elecciones municipales, los candidatos suelen celebrar mítines en plazas y auditorios para conectar con los ciudadanos, esta estrategia refuerza especialmente a los partidos nacionalistas, porque se acercan más a sus votantes que los “partidos de masas”.

Puerta a puerta

Es una táctica antigua, que en la actualidad está desapareciendo porque nos encontramos en plena era digital. Consiste en que los voluntarios y activistas visitan los hogares de los votantes para conversar con ellos, entregar folletos y persuadirlos de apoyar a un candidato o partido.

Marketing de influencia

Las redes sociales son la guerra, el marketing de influencia se ha convertido en una herramienta muy potente para los políticos. Colaborar con influencers (como asistiendo a sus podcast) y personalidades destacadas puede ayudar a amplificar el mensaje de una campaña y llegar a audiencias nuevas.

Debates y entrevistas

Participar en debates públicos y entrevistas en medios de comunicación es una forma rápida y masiva para que los políticos demuestren (o no) sus habilidades de liderazgo, comunicación y conocimiento de los problemas del país. Estas apariciones (normalmente televisivas) les permiten presentar sus ideas y contrastarlas con las de otros candidatos, además de hacerse reconocidos y ganar repercusión muy fácilmente. ¿Todos nos acordamos de esto, verdad?⬇️

el-marketing-politio-en-debates

Pero ¿es el marketing político algo bueno o malo?

Bueno, eso depende de cómo se use, por un lado, el marketing político puede ser una buena herramienta para informar a la gente sobre los problemas sociales y proponer soluciones por parte de los candidatos. Pero por otro lado, también puede ser manipulador y engañoso, haciendo que los políticos parezcan algo que no son realmente y todo acabe en promesas vacías.

Entonces, ¿cómo podemos protegernos del lado oscuro del marketing político? La clave está en ser críticos y hacer nuestra propia investigación. No te conformes con lo que dicen los anuncios de televisión o lo que ves en las redes sociales. Investiga a fondo a los candidatos, averigua cuáles son sus propuestas y mira su historial para ver si han cumplido sus promesas en el pasado.

Al final del día, el marketing político es solo una estrategia como cualquier otra en el juego democrático, y tú, ¿qué piensas sobre todo esto?

¡Compártelo en tus redes sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Contacta con nosotros!